¡Llegó el potasio! Gerardo Madrid: comerciante con visión social

Desde muy temprano en la mañana y hasta bien entrada la tarde, los victorianos que, obligados por la situación económica nacional, recorren las calles de su ciudad en busca de ofertas o buenos precios en rubros como frutas u otros comestibles, tienen una atractiva opción al final de la calle Rafael Longoria, en su empalme con la Av. Victoria justo en los laterales del C.C Unicentro, muy cerca de la emblemática esquina Soco.

Se trata del puesto del jovial Gerardo Madrid quien al grito de ¡Potasio! ¡Llegó el potasio! oferta cambures, mandarinas y otras mercancías a todo aquel que pasa por allí.

La trayectoria de este popular comerciante comienza en Caracas en el año 1993 cuando hace sus primeros pininos en estas lides. En el año 2002 se traslada a La Victoria y con sus propios recursos

-Sin ningún tipo de ayuda externa, enfatiza

Monta una modesta zapatería en la calle Campo Elías de la Ciudad de la Juventud, posteriormente y debido a los cambios sufridos por la economía nacional, experimenta otros mercados hasta el que explota hoy en día que es de las frutas, granos y otros alimentos.

No obstante, más allá de la labor que realiza Madrid para ganar el sustento suyo y de su familia, está la orientación social que le da a su puesto de buhonería.

-Desde aquí -afirma- asistimos a mucha gente.

-Diariamente –dice Madrid- donamos hasta más de seis kilos de frutas a personas de escasos recursos, principalmente niños y tercera edad que a veces es todo lo que comen en la jornada.

Igualmente señala

-Como todos, hemos tenido problemas y enfrentado luchas, pero a fuerza de constancia y de gerencia comercial, seguimos avanzando para contribuir la búsqueda de un equilibrio social y económico para nuestro país y luchando para que los venezolanos tengamos cada día un mejor corazón, como la única forma posible y cierta para salir de la crisis.

Para finalizar, Gerardo Madrid con toda una trayectoria dentro del comercio informal local, una hermosa familia con seis hijos, tres nietos y un próspero puesto de ventas que genera dos empleados directo y más de diez indirectos, hace un llamado a todos sus colegas comerciantes:

-Por encima de todo tenemos que mantenernos firmes y en pie de lucha, capeando el temporal generado por esta cambiante economía nacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Sistema anti plagio la nueva voz.